sábado, junio 23, 2007

A vueltas con lo mismo (2)

Voy a hacerles una confesión: estoy muy contento de que en este blog, cada vez que sale a colación el tema del cine español, la inmensa mayoría de las críticas vayan dirigidas exclusivamente a la (falta de) calidad de sus películas, y se eviten determinados adjetivos insultantes (por lo general, de tipo político) hacia sus componentes, muy habituales en otras páginas web.

Dicho lo cual, lo de esta semana, si me lo permiten, ha sido de traca. Ahora resulta que diversas asociaciones de actores se han quejado también de la nueva Ley del Cine porque, dicen, no se reconoce su trabajo. Exigen que se les de categoría de creadores y, de paso, ejem, ejem, que no se les excluya del sistema de ayudas públicas, enfocadas entre otras cosas, a la formación de la profesión...

Hombre, desde luego aquí estamos de acuerdo en algo: los actores españoles, en efecto, necesitan preparación. La inmensa mayoría. Por ejemplo, para que les enseñen a hablar. O a llevar una corbata -ni hablemos de un smoking o un traje de época- sin que parezcan tan envarados como un niño en la primera comunión. Otra cosa es que esa preparación se la tengamos que pagar entre todos. No es por personalizar, pero a mí la ayuda económica para cursar la carrera de periodismo me la dieron mis señores padres, y ni por un momento se me ocurrió pedir ayuda al Estado para que financiara mis futuras exclusivas. Por supuesto que algunos compañeros de clase estudiaron con beca; pero eso es otra historia…

Ahora, aquí lo que chirría es lo de creadores. ¿Creadores de qué? No lo acabo de entender, porque ya desde las tendencias en crítica cinematográfica marcadas por Cahiers du Cinema (ya hay edición española, por cierto, y muy recomendable), predomina en Europa la idea de que el verdadero creador de una película es el director. Y, si me apuran, el guionista. Un actor, diría yo, sólo puede considerarse creador cuando colabora en el guión o se pone detrás de la cámara. De otro modo no es más que una herramienta en manos del director, que es el que tiene que saber lo que necesita de cada intérprete y la manera de conseguirlo. Sorprende la cantidad de grandes actores que reconocen, en sus memorias o en entrevistas, que ellos son únicamente eso, una herramienta, y que su misión es ponerse en manos de quien dirige, sin darse más aires.

Porque, si nos ponemos en plan creativo, como decían en mi pueblo, aquí o follamos todos, o la puta al río. Exijo automáticamente una subvención para este blog. ¿O es que aquí, modestia aparte, no hay creación a punta pala? Difundir información sobre el cine ¿No es contribuir a la cultura? Y ya puestos, toda la comunidad de blogueros ¿no tiene derecho a exigir lo mismo? Un blog de ciencia, un blog de literatura, no un blog de arte ¿no son creativos, no participan en la difusión de cultura tanto o más que la última entrega de Torrente? Pues lo dicho; pueden ir enviándome el cheque a Pasa Las Palomitas, y que sea de una cantidad lo bastante generosa como para que el amigo Vince pueda dedicarse únicamente a crear, y no pase agobios psicológicos, emocionales y, muy especialmente, económicos.

Bromas aparte, una vez más hemos oído muchas quejas y nada de autocrítica. Venga a reclamar derechos, y a olvidarse de los deberes, por ejemplo: hacer películas que interesen al público. La ministra de cultura ha dicho que estas medidas proteccionista no serían necesarias si la gente fuera a ver más películas españolas. Hombre, claro. Y si las películas españolas fueran mejores, la gente iría a verlas sin cuotas ni obligaciones, como ocurre cada vez que se estrena un título que vale la pena… sea del país que sea.

Bueno, bastante rollo les he colocado ya. Queda mucho por decir, y si quieren, insistimos otro día. De momento, mañana volvemos a las anécdotas. Eso sí, como siempre, siéntanse libres de opinar todo lo que les parezca.

12 comentarios:

lola fuentes dijo...

¿los actores creadores? No de ninguna manera, los hay buenos y malos, malísimos. Pero a veces de uno malísimo, un buen director puede sacar una buena interpretación. La labor creativa la lleva el guionista, sin duda alguna.

Actores : verdaderos divos.

Anónimo dijo...

Es que esto no hay por donde cogerlo. Ciertamente, prefiero que usted, Vince, reciba una subvención por su dignisimo blog (bromas aparte), a que los bodrieros, hagan lo que hagan, actúen, escriban, dirijan o produzcan lo que sea, la tengan. Claro, la "sabia" dice que si fuésemos a ver mas películas españolas, no haría falta subvención. Solo faltaba, pero tampoco me extrañaría. Aquí, en el cine, el que no recibe dinerillo estatal porque dice que no lo necesita (un suponer), es que está loco, padece grave disfunción mental o se le ha olvidado sumar. Ay, estos queridos "creadores" plagados de premios, distinciones y honores, que poco se les da y cuanto trabajan .....

chomón dijo...

Guiones estúpidos, universos pequeños, diálogos inverosímiles (que nunca se entienden), aprendices de actor en permanente sobreactuación (incluso fuera del "trabajo"), directorcillos inexplicablemente endiosados...

(ni aunque fuera gratis entraría yo a una sala donde estrenaran "Ladrones", por ejemplo)

Vidal Sassun dijo...

Lo de la Ley del Cine sigue arrojando escándalos, uno tras otro. No le añado a su post, Vince, ni una coma. Está perfecto y lo suscribo absolutamente. Lo que están consiguiendo los productores españoles, y ahora los actores, es crear aún más animadversión entre los espectadores hacia el cine español, que sigue y seguira librándose del "búscate la vida" que todos los demás practicamos –¡qué remedio!– cada día. Si los actores consiguen ser "creadores" en la Ley, entonces que subvencionen ni a guionistas ni a directores, pues no los necesitarán. Se bastarán ellos mismos para su "creación". ¿O no?

Vidal Sassun dijo...

Quería decir: Si los actores consiguen ser "creadores" en la Ley, entonces que NO subvencionen ni a guionistas ni a directores, pues no los necesitarán. Se bastarán ellos mismos para su "creación". ¿O no?

max dijo...

Ya veo que aqui leña al mono hasta que hable chino.
Me puede decir alguien algun sector economico que no reciba ayudas estatales de algun tipo

LE BLOG dijo...

¿Y qué me dice, Don Vince, de unas clases de dicción para los actores, que no se les entiende nada porque no vocalizan? Pero sin subvención que valga eh, que eso ensaya uno en su casa delante del espejo y al final acaba haciéndolo bien, hombre.

Vince dijo...

Max, si me lo permite, no creo que el criticar una situación sin utilizar insultos o términos despectivos pueda calificarse como "leña al mono"... De todos modos, el problema no son tanto las subvenciones (que existen en todo el cine europeo) sino lo que se obtiene a cambio. Yo agradecería un poco de autocrítica por parte de los cineastas españoles sobre la calidad de su trabajo y las carencias de la industria; ninguna de estas dos cosas se soluciona con dinero público.

Anónimo dijo...

Pues si, leña el mono hasta que hable chino. El mono nunca va a hablar chino, pero la leña-dinero la va a seguir recibiendo, así que ¿qué mas da?. Sectores con la falta de calidad actual del cine que se hace en España y que reciban subvención, hay bastantes pero es que aquí estamos hablando de cine. Si hablamos de algunas otras cosas, tendríamos para años.

Anónimo dijo...

Max, supongo que está usted de broma: el Estado no está para ayudar a ningún "sector econonómico" con sus subvenciones. Un sector económico productivo, ágil, dinámico y rentable crece y genera riqueza. Un sector improductivo desaparece (o debería desaparecer)

¿Qué ayudas estatales recibimos los autónomos, joder?

max dijo...

Hombre,todos los autonomos no reciben subeciones,pero yo si conozco alguno que las ha recibido.
Y si yo conozco alguno supongo que habra muchos.
Los agricultores ¿ no son autonomos?

Gloria dijo...

El tema de creadores es espinoso: yo no diría que cualquiera que se pone delante de una cámara y dice sus líneas lo es, pero...

Yo creo que hay casos en los cuales ves a un actor o actriz haciendo su personaje tan endiabladamente bien, que cuesta imaginarse a otra persona en el papel (los dirigiera quien los dirigiera): yo en este caso sí que los considero creadores.

Claro, que los ejemplos que me vienen a la cabeza son gente como Charles Laughton o Alec Guiness, ,osease la creme de la creme, y que no estuvieron subvencionados en la vida (lo suyo era hacer su trabajo bien y no parar de hacerlo, punto).

Habiendo dicho que hay actores que SI se pueden definir como creadores, coincido absiolutamente en que las -muy necesarias- clases de dicción se las tendría que pagar ellos, que yo bien me pago mis cosas, concho.