viernes, mayo 18, 2007

Menos humos (2)

La verdad es que no me gustaría ponerme pesado ni darles lata diciendo eso de “se lo advertí”, pero la verdad es que… se lo advertí. Si repasan el post menos humos publicado en este blog el pasado 9 de febrero, verán que allí hacía mención a una novela de Arthur C. Clarke donde el escritor vaticinaba un futuro en el que los cigarrillos serían eliminados digitalmente de las películas.

Clarke acertó al predecir la llegada de los satélites de comunicaciones, y también ha acertado en esto. Según cuenta hoy Diego Galán en El País, algunas películas clásicas han empezado a recibir este tratamiento.
Y a partir de ahora, la Motion Pictures Association of America ha decidido subir la calificación moral de las películas donde aparezca gente fumando. Con lo cual, de golpe y porrazo, toda la filmografía del bueno de Bogey acaba de pasar a recibir la misma calificación que el porno duro. Tócame las narices, Sam.

Esto no es ni siquiera fascismo. Es, directamente, una gilipollez.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Vince, me gusta mucho tu blog, es ameno, interesante, conciso y todo eso, pero por algun motivo que no conozco tus tres últimas entradas sobre Grant, Stewart y Stallone, las tres muy buenas y necesitadas de comentario, no han tenido partícipes.
Varias veces accedo al blog pero comento poco porque no tengo el tiempo preciso. Todo esto viene a cuento de que no resisto el comentar lo de los cigarrillos de Humphrey y los de tantos y tantas que con naturalidad, faltaba mas, cogen un cigarrillo y lo encienden, sin mas. ¿Pero de verdad es cierto que lo políticamente correcto llega a borrar el pecaminoso y retrógrado acto de encender un cigarro?. Santo cielo, hace falta ser gilipollas y fascista - si, fascista de los de verdad, no solo los camisas negras - para atreverse a tanto. El pensamiento único terminará eliminando a todos los que tengan un defecto físico o sean feos de solemnidad, porque estropean la película. Pero qué asco.

Vidal Sassun dijo...

Ya no me extraña nada del puritanismo hipócrita USA. Claro, que la violencia obscena de las pelis de acción made in USA es tan inocua para el espectador, sobre todo el infantil y adolescente, que ésas no hay que censurarlas, no vaya a ser que el público olvide que puede comprar un arma con más facilidad que un paquete de cigarros.

Vince dijo...

Anónimo, yo tampoco sé qué pasa con los comentarios; es verdad que la gente no parece últimamente muy propensa, y es una pena, porque la idea de este blog es, precisamente, que los lectores participen, no que se traguen mi doctrina sin rechistar. Igual es que no cojo temas interesantes; intentaré mejorar.

Eso sí, para no tener tiempo de comentar, hoy se habrá quedado usted a gusto, ¿eh?

Lego y Pulgón dijo...

¡Están locos estos "Romanos"!


PS: Sus temas son muy, muy interesantes y curiosos. El que no se comenten no quiere decir más que (en mi caso, al menos) que no tengo nada interesante que aportar, en comparación con la enorme y poco convencional información que usted nos proporciona. A veces no puedo evitarlo y me tiro de cabeza a escribir tonterías, pero espero que sirva en mi defensa que ¡no puedo evitarlo!
Le ruego que siga en la misma línea.

Anónimo dijo...

Pues si, me quedé a gusto. Si le parecen largos - a mi a veces me lo parecen - vamos, un rollo de los que debe uno abstenerse, los recortaré. Mi intención es solo participar modestamente con mi opinión en esas cosas del cine "de antes" (especialmente) que usted hace muy bien.
Es que ¿sabe? estoy un muy mucho harto de lo perversos que son los yanquis, de su famoso y ridículo Comité de Actividades, de que los llamen hipócritas, retrasados, violentos y ¿nosotros qué somos?. Es que, aunque me llamen macrofascista, prefiero una película de Elia Kazan al 95% de las que hacen los directores que se denominan progres españoles.

LE BLOG dijo...

Yo también me he fijado en que a veces no hay comentarios, pero yo por ejemplo, aunque no escriba nada, ¡no me pierdo una sola entrada! Y no escribo nada simplemente porque no sé casi nada de cine, con lo cual no puedo opinar; simplemente acabo de leer sus textos, la mayoría de las veces, con una sonrisa de oreja a oreja y ojos de admiración.

Blanche dijo...

Comparto la opinión de leblog

mirash dijo...

¿En serio cree Sanidad que por dejar de ver a los grandes del cine fumar la gente va a dejarlo también? Pues ya tiene entretenimiento para el resto de sus días, porque o cambian la calificación de la mitad de las películas por X, o hacen uso de la tecnología falsificando palillos por cigarros.De verdad, bendita (o maldita)inocencia o, mejor dicho, que sociedad más triste.