sábado, octubre 14, 2006

La de Dios es Cristo


Que no, de verdad que no estoy de cachondeo: la película cuyo cartel acompaña este post existe, y tal y como promete su publicidad, va de un Jesucristo experto en artes marciales que se enfrenta a una horda de vampiros a golpes de kárate y tentetieso, acompañado de su fiel ayudante María Mágnum (sic) y de un cachas ataviado como los luchadores del pressing catch mexicano. Por cierto, creo que está disponible en DVD en nuestro país; si alguien la encuentra y es capaz de tragársela, espero ansiosamente sus noticias.

El caso es que, vista la polémica que circula estos días sobre la conveniencia o no de eliminar ciertas figuras religiosas (musulmanas, mayormente) de las fiestas populares, he creído oportuno meter aquí esta gansada para suavizar un poco el tema, y seguro que aun no faltará quien se moleste por ello... Pero es que el cine tampoco se ha librado de crear enfrentamientos entre los fanáticos cuando de religión se trata. Tengo la suficiente edad como para acordarme del estreno de Je vous salue, Marie (1984), la interpretación contemporánea del embarazo de la Virgen María dirigida por Jean-Luc Godard, con los ultras manifestándose ante los madrileños cines Alphaville, amenazando a los espectadores, e incluso intentando en una ocasión quemar la sala... Claro que también fue una de las primeras veces que la policía intervino para correrles a gorrazos por la calle Martín de los Heros, así que, por lo menos, algo salimos ganando.

Justo es reconocer que entonces la sangre no llegó al río. Mucho peor lo tuvieron años antes Barbra Streisand y Omar Shariff cuando protagonizaron en 1968 el musical Funny Girl. ¿Qué había en ella de ofensivo? Que sus personajes se amaban, y la imagen de un árabe besando a una judía levantó ampollas entre los fanáticos de ambas religiones, que llegaron a proferir amenazas contra la vida de ambos actores. Y tampoco estuvo mal el caso de Gandhi (1982), de Richard Attenborough; el biopic del príncipe de la paz no sirvió para calmar los ánimos de la casta india de los intocables, que protestaron por el poco espacio que se les había concedido en la película, y llegaron a intentar boicotearla... soltando serpientes en los cines donde la proyectaban. Serían bestias, sí, pero a exóticos no les ganaba nadie.

3 comentarios:

El hombre que le pitó un penalti a Liberty Valance dijo...

Saludos, Vince. Soy el organismo basado en el carbono con el que te tomarás unas garimbas a partir del martes en Oviedo.

Ñorabuena por el blog; ya nos veremos por aquí. De momento, me he leído las entradas que llevas y ya me he echado unas risas -a pesar de la repetición de un nombre temible: B.S. en este texto y en el del día 11. Uf.

Lo de 'The power of Christ impales you' parece la versión lisérgico-freakie de 'may the Force be with you'. Je, je. Me lo apunto para soltarlo por ahí.

¿Se admiten sugerencias? ¿Qué tal un repasillo a Grandes Ruinas Personales por La Cabezonería de Hacer una Pinícula Maestra, tal que 'Apocalypse now'?

Salud.

penalti y explusión, cagunmimanto, dijo...

Recojostio, repáseme esa plantilla, coño; que no me se ve el pseudónimo completo.

Vince dijo...

Hombre que etc, etc, me sorprende su desconocimiento de las normas de cortesía bloguera. Las identificaciones no se cuentan abiertamente, sino que se hacen por correo privado. ¿O quiere usted que de repente aquí todo el mundo empiece a anunciarse como mi sobrino, mi compañero de mili o mi suegra?

Por lo demás, entre cambiar una plantilla entera o acortar un nick (ya puestos, podría haber buscado algo así como "el que le saca brillo al casco de Darth Vader los fines de semana a las siete"), casi le agradecería que optáramos por lo segundo.