lunes, septiembre 18, 2006

Todos los hermanos eran delincuentes



Compro el último CD de Springsteen, The Pete Seeger Sessions (legalmente, no en la manta) y lo voy disfrutando en el coche. El segundo corte es una trepidante versión de la canción de Seeger Jesse James, y me resulta vagamente familiar. La he oído antes, en alguna parte.

Claro. Es la canción que cerraba Forajidos de Leyenda (The Long Riders), dirigida en 1980 por Walter Hill, y todavía hoy una de sus mejores películas, que narra la vida y muerte del llamado Robin Hood del Oeste y sus hombres entre tiroteos, barro, sangre y personajes duros como piedras. En su día, la cinta llamó la atención por un detalle muy particular: como la banda de James estaba compuesta principalmente por familias, en la cinta cada grupo de hermanos estuvo a cargo de actores que, a su vez, también eran hermanos en la vida real. Así, James y Stacy Keach interpretaron a Jesse y Frank James; los Carradine -David, Keith y Robert- a Cole, Jim y Bob Younger; Randy y Dennis Quaid fueron Clell y Ed Miller; e incluso los Ford, asesinos de James, corrieron a cargo de Christopher y Nicholas Guest (se pensó en los Bridges, Jeff y Beau, pero no estaban disponibles).

Curiosidades aparte, la película realmente vale la pena. Recuerdo sobre todo la espectacular escena del atraco final, y la constatación de que David Carradine podía ser un actor excelente (Su Cole Younger es un personaje para las antologías, muy alejado de lo que había hecho hasta entonces) cuando no perdía el tiempo repitiendo su eterno papel de pequeño saltamontes.

3 comentarios:

Lynx dijo...

Recuerdo perfectamente cuándo y dónde ví esa película: era un lunes de febrero, en Madrid, mi primer día de una prometedora semana de vacaciones. Entré a la sesión de las 6, en un cine de Cuatro Caminos que ya no existe. A la salida, noté algo raro, pero no sabía qué. No había nadie en la calle. Ni un alma. Silencio. Sólo un quiosquero recogiendo apurado su mercancía antes de cerrar. Crepitaba un transistor sobre los paquetes de periódicos. Me miró desconfiado. Me acerqué y escuché. Un locutor de otros tiempos leía una proclama chirriante en tono nervioso y exaltado. Y concluía: "¡Jaime Miláns del Bosch, Capitan General de la Tercera Región Militar!".

Era el 23 de febrero de 1981. Se me ha olvidado COMPLETAMENTE la peli. Pero recuerdo muy bien la cara del quiosquero.

Chiqui dijo...

Bienvenido a la blogosfera, Vince. Te conozco gracias a lynx, y me parece que voy a pasar buenos ratos leyéndote con las palomitas en la mano.
Un saludo

Vince dijo...

Gracias por la bienvenida, Chiqui: me alegra que tú también pienses que no todo en esta vida es tecnología y ADSL... Aunque claro, sin tecnológía ni ADSL no podríamos hacer los blogs.