viernes, abril 11, 2008

"Algo tan natural como el nacer"


(Con un poco de retraso):

“A mí me gustaría morir lo más tarde posible, en perfecto estado de salud, en la cama, dormido y sin ningún problema. En cuanto a la escatología y sus alrededores, de existir un seguro que se comprometiera a hacer desaparecer mi cadáver sin darle tres cuartos al pregonero, ahora mismo suscribía la póliza y me daría igual si para hacerlo desaparecer lo tiraban a una alcantarilla. La muerte, aparte de ser una hija de la gran puta, es una cosa muy obscena, y las pompas fúnebres, una macabra muestra de mal gusto.

Menos mal que ya se puede uno incinerar, cosas que estuvo muy prohibida. Recuerdo que en Canarias, los hindúes, en los años cincuenta, tenían que llevar sus muertos a la pira de noche y a cencerros tapados. Ahora la Iglesia Católica permite la cremación, supongo que algún obispo o cardenal vio un día el cementerio del Este y cayó en la cuenta de que de seguir sepultando a la gente un día y otro nos íbamos a quedar sin tierra para la sementera. En cualquier casi, deberíamos considerar el morir algo tan natural como el nacer”.

(Rafael Azcona, en el libro Memorias de sobremesa. Conversaciones de Ángel S. Harguindey con Rafael Azona y Manuel Vicent. Ed. Aguilar. Madrid, 1998.). No lo busquen, porque está agotado.

Nació en 1926 y murió en 2008, no sé si como él hubiera querido. Aunque no comparto el entusiasmo generalizado sobre su obra, si dejó un par de guiones maestros, algunos muy buenos, y más morralla de la que se dice. Pero escribía para ganarse la vida. Así que he dejado que su epitafio lo pusiera él.

3 comentarios:

Ardura.Ll dijo...

Tengo un buen amigo que lo idolatra...
Y tampoco se muy bien por que...

PD: Nunca es tarde, si la dicha es buena.

Vidal Sassun dijo...

De acuerdo con usted, Vince: un par de cosas buenas y mucha morralla. Azcona siempre ha estado sobrevalorado, quizá porque aquí apenas tenemos guionistas buenos –es uno de los muchos puntos débiles del cine español– y ya se sabe que en el país de los ciegos...
Lamento su muerte, pero detesto el papanatismo.

Anónimo dijo...

Vaya, al fin opiniones sobre Azcona en las que no se le considera "el mejor gionista de la España profunda" (leído en un suplemento literario y que no sé que quiere decir). Es una enorme verdad que en España no hay guionistas sino chapuceros. Azcona no valía gran cosa (repetía miles de veces la misma nota, como Vivaldi al decir - o maldecir - de Stravinski) pero hacía algún que otro guión "comestible".