viernes, noviembre 16, 2007

Sembrao

No me resisto a incluirles hoy este párrafo glorioso que me he encontrado en el número de noviembre de Dirigido Por... Lo firma Alejandro G. Calvo y es el final de su crítica de la película de Icíar Bollaín Mataharis, a la que ha tratado con un cariño similar al que recibiría Lewis Hamilton entrando en una sidrería. Pero no se queda ahí:

“Atendiendo entonces a recientes lamentables producciones nacionales -Siete mesas de billar francés (Gracia Querejeta), Las trece rosas (Emilio Martínez-Lázaro), Salir pitando (Álvaro Fernández-Armero) ¿Y tú quién eres? (Antonio Mercero)- y aprovechando el auge del cine de terror -particularmente (Rec) de Jaume Balagueró y Paco Plaza- se podría decir sin riesgo a equivocarse que el panorama cinematográfico español es realmente terrorífico”.

Párrafo polémico do los haya, y por eso lo pongo hoy aquí. Bueno, por eso y porque, como decimos en mi pueblo, el amigo G. Calvo ha estado sembrao. Independientemente de que tenga razón o no. Pero para eso están ustedes.

5 comentarios:

Vidal Sasun dijo...

¡Qué terribles somos! Nos vamos a cargar el cine español entre la crítica y los espectadores. Somos muy injustos, porque lo hacen fenomenal, nuestros directores son de guante blanco, los guionistas nos regalan verdaderos alardes de imaginación, los productores arriesgan con productos de calidad... y nosostros no nos estamos enterando. Sí, nosotros somos los verdaderos culpables, porque no se hizo la miel para nuestras bocas de asnos.

supereula dijo...

¿Por qué nos empeñamos -perdón, se empeñan algunos- en cargarse el cine español. Estoy en total acuerdo con vidal sasun. Esto, sin embargo, es typical spanish, es decir, afirmar que lo nuestro es malo y lo de fuera, bueno. ¡Que tenemos muy buenos actores, unos estupendos directores y gente de detrás de las cámaras que no tienen nada que envidiar a los de ningún otro país! Si nosotros mismos echamos piedras sobre nuestro propio tejado, díficilmente vendrá nadie a darnos palmaditas en la espalda. Vamos señor Vince, no sea malo, y busque en la filmografía española que algo bueno encontrará.

Vidal Sassun dijo...

SUPEREULA: lo mío era pura ironía.

Anónimo dijo...

Pues yo he visto la del billar y la de las mataharis y no me han parecido malas. Son entretenidas y me ha parecido que están bien hechas. Claro que tienen algunos defectillos pero, ¿toda peli tiene que ser una obra maestra? Además, si esas son malas, ¿cuáles son las buenas? ¿las americanas? ¿las inglesas, francesas, coreanas chinas...? Hay cada muermo por ahí que tira de espaldas. Queda muy bien despreciar el cine español, como de muy experto y tal, pero se hacen cosas buenas, aunque no sean muchas. Por otra parte, también vi Oviedo Express y da vergüenza ajena. En fin, creo que hay de todo y que si generalizamos, como en todo, se empobrece el debate.

Vince dijo...

Anónimo, tiene usted toda la razón. Si he metido este párrafo ha sido porque me ha llamado la atención la ferocidad con que se carga buena parte de la producción española de los últimos meses... Y para que ustedes opinen, que de eso se trata. Es cierto: nunca se debe generalizar. Ni en cine ni en nada.