domingo, septiembre 28, 2008

1925-1983


Alguien dijo en una ocasión que una estrella de cine es una persona con quien los espectadores del sexo opuesto se querrían ir a la cama, y con quien los de su mismo sexo se querrían tomar una cerveza.

Si alguien conoce una figura que pueda ajustarse más a esta descripción que este hombre, que dé un paso al frente y lo diga.

Su obra cumbre (por lo menos, para mí): El buscavidas (1961), de Robert Rossen. Pero también La leyenda del indomable (1967), de Stuart Rosenberg, Harper, investigador privado (1966), de Jack Smight, sus adaptaciones de Tennesse Williams, Veredicto final (1982), de Sidney Lumet.

Como director, Rachel, Rachel (1968), Harry e hijo (1984) entre otras.

Y, en las obras menores si ustedes quieren, esas dos gansadas tituladas El juez de la horca (1972), de John Huston y El castañazo (1977), de George Roy Hill, donde lo vemos en su faceta más gamberra y que fue, según declaraciones propias, su película favorita.

Y, por supuesto, El golpe.

Se llamaba Paul Newman, y se ha ido con tanta discreción, que yo creo que aún no nos hemos dado cuenta, a pesar de las primeras páginas y los artículos conmemorativos.

No ha dejado un hueco en la historia del cine; ha dejado un cráter.

4 comentarios:

Lego y Pulgón dijo...

Estoy TRISTE, como si fuera alguien muy conocido, de mi círculo. Yo lo quise salvar en "La Gata...", porque ese carácter endiablado y esa muleta asesina ocultaban un alma atormentada. Si me hubiera dejado consolarlo y cuidarlo. Pero claro, vino esa Woodward, con sus ojos y su pelo, y su tipo...
Especie definitivamente extinguida. Podemos borrarla del libro rojo, porque el último ejemplar ya no está.

Silvio Dante dijo...

Siempre me acuerdo de las cosas más tontas por eso, a raíz de la muerte de Paul Newman, me ha venido a la memoria una frase que dijo el también actor George Kennedy en un documental que vi hace años y que era más o menos que tres o cuatro días después de meurto, Newman seguiría siendo mucho más guapao que él. Es una bobada, pero...

Anónimo dijo...

Qué bonito Vince! Me ha dado tristeza su marcha.
B

Anónimo dijo...

Todos pasamos y Newman, que hizo cosas asombrosas, también. Ayer volví a ver "Veredicto final" (la he visto varias veces) y volví a pensar: qué grande es el cine, que nos permite ver ESTO.