martes, julio 15, 2008

Man on the Moon

El pasado sábado, Documentos TV cumplía su programa número 400, si no recuerdo mal, y para celebrarlo, emitieron durante toda la noche una selección de los mejores documentales de su historia. Entre ellos, uno que me sorprendió no poco la primera vez que lo vi, y que ahora he vuelto a disfrutar: Operation Lune, dirigido en 2002 por William Karel, y que, a su manera, constituye una pequeña venganza para los periodistas que hemos tocado, en algún momento de nuestra carrera, la información científica.

Operation Lune pertenece a la misma categoría que esa pequeña obra maestra que es Fake, de Orson Welles: la de los falsos documentales, donde director y actores -porque hay actores- nos toman el tupé a base de bien sobre un tema determinado. Y aquí no se escatiman medios, porque la ocasión lo merece. ¿de qué trata? De la llegada del hombre a la Luna. O mejor dicho, de la no llegada, porque imagino que ya sabrán ustedes que el supuesto viaje del Apolo XI no fue más que una gigantesca operación de montaje, un pegote, una trola monumental, y que las supuestas fotos de los astronautas sobre la superficie lunar en realidad se filmaron en un estudio, como demuestran innumerables pruebas aportadas por reputados psicopat… digo, investigadores de lo paranormal.

No se fíen de los agentes imperialistas que intentan desmentir a estos héroes: lo que ocurrió realmente fue que Richard Nixon estaba aterrorizado ante la idea de que el viaje espacial fracasara, y consultó con su Secretario de Estado, Henry Kissinger, con el director de la CIA Richard Helms, con el congresista Donald Runsfeld… y entre todos decidieron montar la farsa, que sería dirigida por un cineasta que acababa de concluir una película que trataba, precisamente, sobre la conquista del espacio: Stanley Kubrick. La filmación se llevó a cabo en el máximo secreto en unos estudios de Londres, y a todos los que participaron en ella se les facilitó después una nueva identidad.

Lo malo es que la paranoia de Nixon fue en aumento, y decidió que lo más seguro era eliminar a todos los que sabían algo. Así que la CIA los fue cazando uno por uno, en una operación de exterminio que duró más de diez años. Uno de los pocos supervivientes fue Kubrick, pero temió tanto por su vida que se negó a abandonar su casa, y en los años siguientes filmaría todas sus películas en Inglaterra. Así lo corrobora el testimonio de su viuda, Christiane.

Tremendo, ¿verdad? Lastima que sea todo mentira. Lo maravilloso del documental es que William Karel haya conseguido la participación de gente tan notable para filmar lo que no es otra cosa que una quedada monumental. Mezclados con imágenes de archivos tenemos los testimonios de Alexander Haig, Runsfeld, Kissinger, Helms y las viudas de Kubrick y del astronauta Buzz Aldrin, entre otros que van soltando ante la cámara burrada tras burrada ("Sí, sí, los matamos a todos") sin que se les altere la expresión. Para complementar la cosa, tenemos también los testimonios de personajes anónimos que participaron en la operación, como el rabino que escondió en su sinagoga a uno de los testigos durante diez años, antes de que la CIA acabara con él.

Eso sí, la película está llena de pistas que dejan claro que todo es cachondeo a cualquiera que tenga un poco de cultura general: los nombres de los personajes anónimos, por ejemplo. Uno se llama Ambrose Chapel, que es un nombre procedente de El hombre que sabía demasiado, de Hitchcock; otro es Jack Torrance, ya es casualidad, como el protagonista de El Resplandor; ¡Y otro, David Bowman, que es uno de los astronautas de 2001!. Pero el mejor es el rabino que esconde al testigo: nos dicen que su nombre W. A. Koenigsberg; Koenigsberg es el verdadero apellido de Woody Allen, y las iniciales W. A., pues… Y encima, cuando habla de su relación con el testigo, declara con toda tranquilidad: “la verdad, ese hombre como estudiante de la Torah era bastante extraño… siempre sostenía que el judaísmo no prohíbe comer carne de cerdo, sino que más bien recomienda evitarla en ciertos restaurantes”. El chiste puede encontrarse en Sin Plumas.

En fin, un ejercicio de sano cachondeo que les recomiendo si alguna vez lo vuelven a pasar. Y ahora, el epílogo: un tiempo después de que lo emitieran por primera vez, estaba en una reunión de amigos un fin de semana y, no sé cómo salió el tema del hombre en la Luna. Y una de las presentes dijo, muy convencida: “¡Pero si es verdad, el viaje fue de mentira! ¡El otro día salió un documental en televisión donde LO CONFESABAN TODO!”

Me levanté a por otro Jack Daniels. ¿No hubieran hecho ustedes lo mismo?

Pero, según declara un divulgador científico de primera fila, no fue el único caso...

7 comentarios:

José Antonio Peñas dijo...

Hace unos 10 años emitieron une xcelente reportaje (no recuerdo el título) sobre el posible hallazgo de una bomba atómica del tipo de las empleadas en el 45 en una exploración submarina, en el interior de un carguero Liberty que en teoría debería haber llevado recambios de camiones. La hitoria estaba muy bien explicada, estudiando las rutas de los convoyes de la US Navy, las anotaciones del submarino japonés que hundió el buque, explicaciones sobre la campaña de bombardeo sobre Japón… por suerte los encargados de la emisión en TVE no cortaron los créditos del final, donde se explicaba que era una ficción.

Digo afortunadamente, porque allá en los finales 80 emitieron otro Fake sobre una posible conspiración de los gobiernos de los USA, URSS, Francia y Gran Bretaña para ocultar la colonización secreta de Marte y la construcción de bases en la Luna de cara a crear un refugio ante el inminente apocalipsis ecológico que originaría El Niño. Y esa vez nadie se acordó de avisar que todo era un cuento chino. Yo, personalmente, era joven e influenciable y pasé una mala noche.

El Náufrago dijo...

Qué grande...XD

Kim dijo...

En 1978 Peter Hyams estrenó "Capricornio Uno". Era una cinta de ficción en la que la trama tenía que ver con un viaje espacial falsificado en este caso a Marte.

Por cierto Vince, el "documental" que comentas está disponible en dvd?

Lego y Pulgón dijo...

Me he quedado con los ojos como chernes. Creo que soy tan tonta y tan "de plastilina", que a lo mejor habría picado, si se hace con la suficiente convicción. No habría captado las sutilezas de los nombres. El que tiene que ver con Woody Allen, desde luego, no. Bueno, al menos formo parte de algo: las masas de opinión moldeable. Qué ganas de ver ese documental...

Vince dijo...

Kim, claro que me he acordado de "Capricornio Uno", pero me ha parecido que ya me estaba enrollando mucho. Cuentan exactamente la misma historia, pero tomando como excusa un viaje a Marte. Hace mucho que la vi, pero me parece recordar que no tuvieron en cuenta que el viajecito en cuestión duraría unos seis meses, y luego hay que tirarse casi dos años viviendo en el planeta hasta que vuelva a estar lo bastante cerca de la Tierra como para volver... Bueno, son detalles; ahí que lo importaba era la conspiración.

Y, sí, la peli está en DVD, pero no en España, que yo sepa. La tienen en la página web de la FNAC, pero en la francesa.

filomeno2006 dijo...

¿Documental emitido en TVE2 el 28 de diciembre de 2002?

filomeno2006 dijo...

También sale en el Documental Vernon A. Walters