domingo, junio 01, 2008

Cuestión de orden

No quiero ser chivato, porque nunca se sabe muy bien quién acaba leyendo estas cosas, pero el otro día en una empresa de revistas que yo me sé los cierres quedaron en un aparte mientras el personal de maquetación se dedicaba durante un par de horas a discutir sobre escabroso tema, a saber: películas que sean mejores que los libros en que se basan.

El intercambio de opiniones, como no podía ser menos, transcurrió entre civilizadísimos gritos de ¡ignorante! ¡iletrado! ¡tolili! ¡fascista!, pero no sé si llegaron a alguna conclusión. Es que el asunto es espinoso, con opiniones para todos los gustos. Hay algunos casos evidentes -El Padrino o Tiburón, sin ir más lejos-, pero la verdad es que no es muy habitual que el celuloide supere a la letra impresa. Esta tarde, siguiendo con los homenajes a Pollack, estaban pasando en TVE 1 Memorias de África (1985). No es de mis favoritas, pero está bien, es muy bonita… aunque se parece a las memorias de Isaak Dinesen como un tertuliano de ¿Dónde estás, corazón? a un periodista. De hecho, libro y película son tan distintos que se pueden disfrutar uno y otra como creaciones independientes (¿Cómo? ¿Qué no se han leído Out of Africa? Venga, a la librería y que no les vuelva a ver por aquí hasta que no se hayan ventilado esa maravilla). A ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? y su adaptación Blade Runner les pasa lo mismo; aunque este es uno de los casos en los que creo que la peli quedó mejor (Y me encanta Philip K. Dick). Y hay ocasiones en que la versión fílmica es magnífica… pero es imposible que mejore al libro en que se basa. Es el caso, sin ir más lejos, de A sangre fría (1967) de Richard Brooks.

Las adaptaciones literarias tienen su problema. De entrada, es difícil que un guión tenga más de 150 páginas, y un libro menos de 200, y así, mal empezamos. En la historia del cine ha habido algunos casos de corte por lo sano: siguiendo con Pollack, su película Los tres días del Condor (1975) está basada en la novela de James Grady Los SEIS días del Condor… Demasiados días para una peli. En alguna otra entrada también he contado cómo la novela de John Klempner Carta a cuatro esposas se convirtió en Carta a tres esposas cuando Joseph L. Mankiewicz la llevó al cine; no había sitio para más. Y si repasamos fenómenos recientes… bueno, creo que a Harry Potter las adaptaciones le han venido bien, sobre todo en sus últimas e infladísimas novelas.

Por eso, para evitarse decepciones en el cine, creo que cuando es posible siempre resulta mejor ver antes la película, y luego leer el libro. Es un proceso que enriquece, mientras que el contrario frustra, sobre todo cuando se ve la cantidad de personajes, diálogos y material argumental que los autores del guión han decidido pasarse por el forro. Es, por ejemplo, lo que le pasaba a El nombre de la Rosa, una de las adaptaciones cinematográficas que más detesto.

En fin. ¿Ustedes qué opinan? Por cierto, no hagan caso de esos rumores que han oído por ahí: meter comentarios en este blog sale absolutamente gratis. Así que, ahora que me estoy planteando muy seriamente si seguir con él o darle cerrojazo, les aviso que su participación pueden ser uno de los principales motivos para motivarme a seguir con él.

Y por último, si quieren algo más sobre libros, metan un poco la nariz en el blog de mi amiga Susana López del Toro. Seguro que les llama la atención... Pero por motivos que no se esperan.

10 comentarios:

Paco Fox dijo...

Gran regocijo con mi compañero de trabajo por la anécdota de 'Los tres días del cóndor', que ambos desconocíamos. Lo mejor, la respuesta de mi colega: 'Los otros tres días son para el montaje del director'.

Respecto al polémico y habitual tema de las adaptaciones, yo he acabado adoptando la postura Peterjacksoniana de repetir el mantra de 'es otro medio'. Sobre todo después de haber sido activista Tolkeniano fan de la adaptación (artículo de seis páginas para una revista sesuda de literatura incluido) y haber aguantado pestes por parte de muchos talibanes de la Sociedad Tolkien.

En general, entiendo la dificultad de adaptar un libro y voy a ver la película consciente de ello. Feck, hasta me pareció aceptable la adaptación de 'La brújula dorada', en la que todo dios se cagó. Lo importante es mantener el espíritu. Cosa que no ocurrió con la bazofia reciente de 'Soy Leyenda' (a propósito: hay final alternativo que tampoco respeta la esencia de la novela, pero que se acerca MUCHO más a ella).

Vince dijo...

Su colega tendría razón, Paco, porque el director era Sidney Pollack, que era un fanático del montaje; decía que era en la mesa donde empezaba el verdadero trabajo cinematográfico. Y me choca su encontronazo con los tolkienianos, porque yo creo que la adaptación de "El señor de los anillos" era modélica... vamos, no sé cómo se podría hacer mejor. ¿No estaría usted defendiendo la de los dibujitos de Ralph Bashki?

Paco Fox dijo...

Pues no se crea, que soy de los pocos que opinan que la adaptación de Bakshi, con todos sus errores, tiene sus virtudes.

Anónimo dijo...

A mí la adaptación de "El señor..." me pareció bastante aceptable, aunque eché de menos a Tom Bombadil (que encuentro, habria sido dificilísimo de adaptar sin que quedase ridículo) y ese Frodo con el anzuelo puesto perpetuamente en las cejas me puso bastante negra... En cuanto a "El nombre de la rosa", vi la peli hace mil años y me leí el libro hace 500, y quizá sea mejor este método... Hace poco vi "Recortes de mi vida" (Ryan Murphy), peli hecha basada en el estupendo libro de Augusten Burroughs, que me pareció un horror. El libro, aunque bastante tremendo, está redactado con un sentido del humor que la película ni roza... Y no sé si se me ocurre algún caso de peli mejor que libro... Desde luego, las de Harry Potter me parecen bastante remalas en general, y los libros bastante mejores (aunque alguno haya infladillo, como el 4º, por ejemplo). Me acabo de leer "El Gatopardo" y no he visto la peli, por ejemplo... ¿La veo? jeje... Hay tantos libros con peli... El último mohicano, Rob Roy, La isla del tesoro, La cena de los acusados, ¡¡Orgullo y prejuicio!! (versión BBC, la miniserie)... El señor de los anillos como serie sí que habría molado (interminable, como este comentario... todo menos que Vince eche el cerrojazo, jeje)...

Paulova

Anónimo dijo...

Vince, yo te leo. Como cierres me mato.

El Náufrago dijo...

Hola señor Vince! Me uno a los anteriores comentaristas: si cierra, me tiro por un puente.
Sobre lo de las adaptaciones cinematográficas de libros, estoy de acuerdo con usted en que el libro en que se basó "Memorias de África" se parece bastante poco a la película...que yo vi antes de leerme el libro, y creo que por eso me gustó, porque mis experiencias en el otro sentido han sido bastante malas en general. Excepción hecha de "El Señor de los Anillos", que creo que roza la obra maestra, con sus defectillos y todo, y sino que alguien intente hacerlo mejor (habla una Tolkiana militante, que conste).
Precisamente este fin de semana me vi la película de "El graduado", con Dustin Hoffman, y me encantó. Llevaba años huyendo de ella como de la peste, porque el libro es uno de mis favoritos, y fíjese usted lo que me estaba perdiendo...aunque hay que reconocer que la magnífica banda sonora ayuda bastante, a pesar de que su inclusión en la película fue bastante atípica.
Saludos desde la isla!

japa dijo...

Yo añado a la lista la peli "La Princesa Prometida", que da cien vueltas a la novela.

Y a riesgo de verme señalado con el dedo y recibir piedras, esputos y desprecio social, incluyo también la serie Shin Chan, que partiendo de uno de los mangas peor dibujados, guionizados y escritos de la historia del género, es una de las obras más rompedoras y divertidas de la última década.

Paco Fox dijo...

Hombre, lo curioso de 'La Princesa Prometida' es, precisamente, que adapta el difícilísimo tono del libro a la perfección. El resto es muy similar, y los cambios hechos por el propio autor son muy buenos de cara a la adaptación.

No lo había pensado, pero también me gusta más el Shin Chan animado que el tebeo.

Anónimo dijo...

¡No te vayas todavía, no te vayas por favor, no te vayas todavía, que hasta el ordenador mio llora cuando dice adiós! De verdad, no dejes el blog,que es fresco, jugoso y da gusto leerlo.

LE BLOG dijo...

Yo me uno a la aclamación general: "¡¡NO AL CERROJAZO!!". Que hasta le he tenido que mandar un privado, hombre ya (al que por supuesto el Sr. Vinz no ha contestado), jeje.