martes, diciembre 05, 2006

Del plató a la pluma

En la librería del pueblo han colocado en sitio preferente la novela de Hugh Laurie, por supuesto con foto del autor incluída y amplio recordatorio de que es el protagonista de la serie House. Es lógico que la editorial intente sacar el máximo partido de la fama del intérprete, pero tampoco es la primera vez que un actor se ha metido a escritor de ficción.

Además de numerosas películas, Groucho Marx detrás de sí una buena cantidad de libros, y aunque ninguno puede calificarse de ficción, por lo menos se jactaba de haberlos escrito personalmente, sin negros de por medio. De hecho, entre sus amigos se contaban más escritores que actores. David Niven publicó dos novelas: Go slowly, come back quickly en los años 80 y, en 1951, Once over lightly, una novelita que nunca se ha vuelto a reeditar, por lo que cualquier ejemplar de la misma es una pieza de coleccionista. Tras escribir su autobiografía, El hijo del trapero, Kirk Douglas se atrevió también con la novela, y publicó Dance with the devil (no sé si traducida en España). Por su parte, la glamourosisima Joan Collins es la autora de Prime Time y Love, Desire & Hate; claro que en su caso tiene a quien salir, ya que su hermana es la conocida autora de bestia sellers Jackie Collins.

Antes de dedicarse plenamente a cantar y actuar, Kris Kristofferson escribió una novela y ganó varios concursos de cuentos para la revista Atlantic Monthly. Sterling Hayden, el protagonista de la inolvidable Johnny Guitar, escribió Voyager, una novela de 600 páginas sobre su gran pasión: la navegación. Algo parecido ha hecho el director Werner Herzog, que es el autor de Caminando sobre el hielo, un libro donde habla de su afición a las largas, larguísimas excursiones a pie. Otros abandonaron los platós para convertirse en novelistas profesionales como Tom Tryon, actor bastante olvidado hoy, pero que en su día protagonizó la superproducción de Otto Preminger El cardenal.

Uno de los más prolíficos es el excelente actor Stephen Fry (en la foto), británico como Laurie, con quien ha trabajado en varias ocasiones: simultanea actuación y escritura y tiene varias novelas publicadas, de las cuales la mejor es, según me han comentado, Making History (publicada en España por Espasa). Y por último, está Richard Burton, de quien se dice que llegó a escribir una novela, pero perdió el manuscrito durante un viaje a Los Ángeles en 1970, sin que nunca más se haya vuelto a saber de él.

Y en el cine patrio, tenemos a nuestro Fernando Fernán-Gómez, autor de novelas, obras de teatro, artículos y guiones. Pero no se les ocurra pedirle que les firme un libro, no vaya a ser ¡QUE LES MANDE A LA M...! Feliz puente a los que lo tengan.

5 comentarios:

Paulova dijo...

Se ha dejado a la Princesa Leia en el tintero, Vince... ;-) Y a su amigo Fernando Trueba con su diccionario de cine, jeje... Muy curioso este post.

Lego y Pulgón dijo...

Me ha recordado usted una película de Herzog de 1991 (me he mirado la fecha en internet, que queda como tan no-se-puede-ser-más-culto-ni-saber-más-de-cine, permítaseme la pose), que se llamaba "Grito de Piedra", y que concuerda mucho con lo que cuenta acerca de su afición a las excursiones. No me pida que le cuente de qué iba. Nieve, rocas, frío, y personas obsesionadas por subir y por llegar. Todo ajeno a mi entorno conocido.
Sólo sé que es de esas películas que se me ha grabado como una visita a un museo, imágenes sueltas de enorme, imponente belleza. Parte será mérito del director, parte del director de fotografía y, el mayor mérito será de la propia Naturaleza.
Por cierto, me pasó exactamente lo mismo con "El Gran Azul". Argumento emborronado y difuminado en la memoria, pero fotogramas perfectamente claros y hermosos.

Cruz dijo...

¡Hombre! Alguien se acuerda de "El Gran Azul". Lo de menos, el argumento. Lo mejor: las imágenes y la angustia de esos descensos a pulmón libre. Alguien me ha dicho que los Reyes (magos) me la van a traer estas navidades.

Para biografías, las memorias de Buñuel: "Mi último suspiro". Un libro extraordinario.

lynx dijo...

entrarían aquí sam shepard y shirley maclaine? (separados, por favor ;-)

y la autobiografía de john huston?

Vince dijo...

Lynx, entraría el que uno quiera que entre; la autobiografía de John Huston no es ficción, al menos, no más que cualquier otra autobiografía. Y los libros esotéricos de la Shirley... ESO sí que es ficción.

Pavlova, tiene usted razón, se me ha pasado Carrie Fisher, lo cual tiene especial delito si consideramos que tengo una novela suya en casa...